Catedral de Santiago de Bilbao

catedral bilbao
Interior de la Catedral de Santiago
Durante la visita al Casco Viejo de Bilbao, es recomendable detenerse y disfrutar de este templo, la iglesia gótica más grande de toda Bizkaia
Catedral de Santiago de Bilbao

La Catedral Basílica de Santiago de Bilbao es un templo católico sede de la diócesis de Bilbao desde el año 1949. Fue construida entre el último cuarto del siglo XIV y principios del XVI y destaca por su estilo gótico, aunque su fachada y torre, desde de una intensa reconstrucción realizada en el siglo XIX goza de un estilo neogótico. Es la iglesia gótica más grande de toda Bizkaia, por lo que cualquier persona que visite Bilbao le debe una visita.

La Catedral lleva el nombre de Santiago por el patrón de Bilbao, el apóstol Santiago el Mayor. De hecho, por la ciudad pasa un ramal costero del Camino de Santiago. Fue la primera iglesia que obtuvo el rango de basílica menor del País Vasco, título que recibió en el año 1819.

Un gran lugar para visitar es el claustro gótico de su interior, la Puerta del Ángel y su hermosa torre.

Historia de la Catedral de Santiago

La catedral de Santiago es la sucesora de otros dos edificios eclesiásticos ubicados en el mismo lugar:

El primero fue construido mucho antes del año 1300, fecha en la que fue fundada la Villa de Bilbao. Este edificio contaba con una necrópolis exterior ubicada alrededor del muro de cabecera. El segundo templo era una ampliación del anterior debido al crecimiento demográfico de Bilbao. Este segundo templo tuvo una vida corta, ya que en el año 1374 fue destruido por un incendio. Por esta razón, el Papa Gregorio XI dispensó indulgencias a todas aquellas personas que aportaran limosnas para la construcción del nuevo templo con un diseño más ambicioso.

La catedral resultante fue resultado de la acumulación de diversos elementos: iglesia, claustro, pórtico, sacristía, torre y fachada.

La construcción empezó a finales del siglo XIV, específicamente en el año 1397, basándose en el estilo gótico imperante en la época. Las obras se prolongaron durante un siglo y, solo a mediados del siglo XV, se terminó el triforio y la girola con sus cinco capillas centrales.

Durante la segunda mitad del siglo XV se trabajó en las capillas de la cabecera. A inicios del siglo XVI se terminaron de construir las capillas laterales de la nave, el claustro y la Puerta del Ángel, la cual da acceso a la calle y cuenta con elementos decorativos del gótico florido.

Entrado el siglo XVI, se enriqueció la catedral con la sacristía y el gran pórtico exterior y el perdido retablo mayor, estos últimos de estilo renacentista.

El Retablo Mayor se cree que fue obra del franco-flamenco Guiot de Beaugrant, maestro activo en Bilbao en el siglo XVI. Se dice que lo construyó entre los años 1533 y 1543. Esta obra fue desmontada en el año 1805 y solo se conservaron cuatro tallas de los Padres de la Iglesia Latina, que ahora se encuentran en la Sacristía; así como tres bultos ubicados en las capillas del Pilar, el Cristo del Amor y Santa Lucía.

Roma otorgó a la iglesia el rango de basílica menor el 11 de junio de 1819. Después de esto pasó a ser la primera del País Vasco.

Ya en la segunda mitad del siglo XIX se repicaron las paredes y bóvedas y se llevó a cabo la reconstrucción de la Sacristía. En la década de 1880 se realizó una gran obra de reforma en toda la fachada, torre y aguja, las cuales terminaron con un estilo neogótico que armonizaba con el viejo diseño gótico.

En las primeras décadas del siglo XX fue restaurado el claustro y en sus años finales, después de las inundaciones de 1983, se repararon y limpiaron los interiores y exteriores afectados. Los trabajos se extendieron hasta el año 2000 y, como resultado, la Catedral disfruta de un excelente estado de conservación.

Arquitectura de la Catedral de Santiago

La Catedral de Bilbao destaca por ser un edificio pequeño para ser una catedral y lo compacto de sus características góticas. Tiene un tamaño de 51,5 m de largo, 22,3 m de ancho, 22,5 m de alto en la nave mayor y 1.100 m² de superficie.

El aparejo de la catedral es uniforme, elaborado en piedra arenisca de sillería y en su interior encontramos un colorido tono vino tostado con vetas.

Accesos y pórticos

Al norte se encuentra la puerta de acceso al claustro, la conocida Puerta del Ángel. Ésta toma su nombre de un retablo dedicado al arcángel San Miguel. Esta hermosa portada gótica florida es de los primeros años del siglo XVI y fue restaurada a finales del siglo XX.

Un parteluz separa ambas puertas de entrada que, a su vez, se encuentran cubiertas por arcos carpaneles deprimidos. Sobre estos se extiende un tímpano decorado con relieves flamígeros que están inspirados en el ‘lauburu’ vasco.

Los pilares decrecientes son flanqueados por arquivoltas y cuenta en la parte superior con un trasdós conopial que termina en un florón. Todo esto enmarca una venera o concha de peregrino.

El pórtico del lado sur fue levantado por el general Villegas en el año 1580 en el lugar que antes era ocupado por un cementerio. Es de grandes dimensiones, con una planta irregular de forma triangular. En su perímetro encontramos siete pilares de sección prismática irregular sobre los que sostienen seis arcos de medio punto.

La portada meridional de acceso al templo es un vano gótico sin tímpano y con arquivoltas abocinadas y dos arcos inferiores. El arco exterior cuenta con una decoración iconográfica y los dos arcos inferiores con decoración angrelada. Se muestran figuras de profetas sedentes bajo doseletes.

Fachada

En las décadas de 1880 y 1890 la fachada fue reedificada por completo, lo que modificó la torre, el rosetón y el chapitel, dotándolos de un estilo neogótico que armonizaba a la perfección con el viejo estilo gótico.

La vieja fachada era de estilo barroco y había sido edificada en el siglo XVII, contando con un amplio ventanal gótico.

En la portada actual encontramos chambrana trasdosada con remate conopial en cogollo y cuatro arquivoltas con decoración vegetal. Junto a la entrada encontramos las esculturas de San Pedro y San Pablo a modo de guardianas. En el segundo nivel se halla s el rosetón, rodeado por vegetales, la venera y la cruz de Santiago.

Torre

La torre actual es la cuarta en la historia de la catedral. Se desconocen detalles de la construcción de las predecesoras, salvo una torre barroca del siglo XVIII a la cual le siguió una torre maciza que fue derribada en los primeros años del siglo XIX. En el año 1883 se construyó una torre de estilo neoclásico, que a su vez fue derribada para dar paso a la torre actual, de estilo neogótico.

Esta cuarta torre fue diseñada por el arquitecto Severino de Achúcarro, mide 64 metros de altura y la componen tres cuerpos. En la parte inferior encontramos contrafuertes aciculares en las esquinas y dos ventanales con arco apuntado y arquivolta, así como un reloj. Tanto este cuerpo como el central se encuentran elaborados con sillares blancos del monte Oiz.

En el cuerpo central encontramos el campanario, con once campanas de fundición organizadas en tres niveles. El tercer cuerpo está elaborado en piedra blanca de Angulema, Francia.

Interior de la iglesia

La planta de la basílica está dividida en tres naves longitudinales, siendo la central la de mayor altura. Estas naves se encuentran separadas por cuatro tramos de pilares circulares con columnillas adosadas y finalizados en fajas-capitel lisas.

Las naves laterales cuentan con capillas entre cada contrafuerte. Sus pilares exentos y los semipilares adosados a los muros soportan las bóvedas de crucería.

Triforio y vitrales

En el alzado encontramos tres registros compuestos por arcos formeros que embellecen el edificio. El triforio ornamental decora el edificio en su totalidad salvo el muro de cierre de los pies y los vitrales. Estos fueron elaborados en momentos diferentes en la segunda mitad del siglo XIX en estilo neogótico.

Los vitrales se dividen en 17 ventanales y tres rosetones. Las vidrieras de la cabecera representan la Trinidad en el centro y dos parejas de apóstoles en los laterales.

Girola y Capilla Mayor

La cabecera cuenta con una gran girola con un abovedado articulado en siete tramos triangulares y cuadrados alternados. Estos alojan capillas radiales en forma de semicírculo.

La Capilla mayor tiene seis lados, de los cuales, los tres posteriores se abren a la girola. En el presbiterio encontramos la sillería para los canónigos.

Sacristía

Fue construida con un estilo gótico-renacentista en el siglo XVI y fue remodelada a finales del siglo XIX.

Tiene forma rectangular y cuenta con un eje perpendicular al del templo. Se encuentra adosada a la torre y a la crujía occidental del claustro, al cual está comunicado.

Está compuesta por tres tramos con cubierta abovedada de crucería con claves decoradas. Los nervios de la crucería terminan en ménsulas suspendidas en la pared y apoyadas en peanas con tallas de los cuatro Santos Padres de la iglesia latina: San Agustín, San Jerónimo, San Ambrosio y San Gregorio Magno.

En la parte norte encontramos un lienzo al óleo de la Inmaculada Concepción elaborado en la mitad del siglo XVIII y un Cristo Crucificado de siglo XVI.

Coro

El coro se encuentra en el primer tramo de la nave, cuenta con un órgano clásico de la casa Pellerín & Uys de Dax de Francia y fue bautizado con el nombre del compositor alavés Jesús Guridi, quien fue el organista de la catedral entre 1918 y 1939.

Cripta-Oratorio

Se encuentra bajo el altar mayor y frente a la Capilla del Sagrario. Puedes bajar a ella a través de unas escaleras que se encuentran en la girola.

La cripta es un testimonio arqueológico donde se encuentra el muro de cabecera del primer templo de Santiago, el cual existía desde antes de la fundación de la villa de Bilbao.

En este lugar se encuentra también un arca donde se hallan las reliquias de San Fructuoso, de San Bonifacio y de otros mártires. Sin duda, un gran ejemplo de la tradición cristiana de Bilbao.

Capillas

La catedral de Santiago cuenta con 15 capillas que se encuentran entre los contrafuertes. Aquellas ubicadas en las naves bajas tienen una menor altura, mientras que las cinco que se encuentran en el centro de la girola tienen un mayor tamaño porque habían sido planificadas desde el principio de la catedral y fueron construidas a la vez que la cabecera; esto se debió a que fueron financiadas directamente por feligreses ricos para colocar en ellas sus sepulturas.

Si quieres iniciar un recorrido completo por las capillas debes comenzarlo en la Virgen del Pilar, en la nave del Evangelio y girar por toda la iglesia en dirección a las agujas del reloj.

Capilla de la Virgen del Pilar: se encuentra en el segundo tramo de la nave del Evangelio. Hasta el año 1725 estaba dedicada a San Julián y a las Ánimas; en ese año, con la creación de una cofradía a la Virgen del Pilar, se cambió la capilla a esta advocación.

El espacio rectangular cuenta con crucería de cuatro nervios y una ventana que da a la crujía sur del claustro. El retablo es barroco y contiene un arcosolio, en el cual se encuentra una imagen de la Virgen elaborada en el siglo XVI, de talla fina del taller franco-flamenco de los Beaugrant. A pies de la Virgen se encuentra una talla orante de Santiago Peregrino, obra que ha sido fechada en la segunda mitad del siglo XVIII.

Fuera de la Capilla se encuentra un Santiago Peregrino tallado en madera en 1955, obra del escultor Pérez Comendador por la consagración de la Catedral.

Capilla de San Antón: se encuentra en el cuarto tramo de la nave del Evangelio. Cuenta con una bóveda de crucería simple. Un arcosolio con intradós angrelado acoge el sepulcro tardgótico de la familia Arbieto. Esta obra es de principios del siglo XVI y cuenta con una inscripción en letra gótica. Los difuntos Juan Fernández de Arbieto y María Sánchez de Vitoria yacen esculpidos en un bloque de pizarra con perros de gran tamaño a sus pies, como símbolo de fidelidad.

En la capilla se encuentra una talla policromada de San Antón de estilo hispanoflamenca de finales del siglo XV.

Capilla de Nuestra Señora de Begoña: la encuentras en el quinto y último tramo de la nave del Evangelio y está consagrada a la patrona de Vizcaya. Es de las capillas más grandes, cuenta con acceso apuntado, bóveda de crucería simple y vano de medio punto.

Contiene el sepulcro de finales de la Edad Media del matrimonio de mercaderes bilbaínos Arana-Basurto. Esta obra de estilo gótico cuenta con una bella inscripción y decoración heráldica.

Su retablo es barroco, del año 1700 y cuenta con una talla tardogótica de la Virgen de Begoña del siglo XX en el nicho central y una de Magdalena de principios del siglo XVI en el ático. Todo el mobiliario se completa con un lienzo de pared con un retrato barroco del siglo XVIII.

Capilla de Santa Lucía: tiene un acceso apuntado, una bóveda de crucería sencilla y una ventana rectangular que da a la calle. En este espacio se encuentra un sepulcro de estilo gótico cuyo desconocido dueño yace con traje militar.

Destaca su retablo de estilo neoclásico con una talla de Santa Lucía que ha sido atribuida al círculo de Juan de Beaugrant y que data aproximadamente del año 1545. A esta obra se le suman dos tablas barrocas del siglo XVII que corresponden a San José y San Juan Bautista.

Capilla de San Diego de Alcalá: de planta trapezoidal, cuenta con una forzada crucería radial de cinco nervios, que se unen en una clave con el relieve del apóstol San Pedro. El retablo está decorado con follaje y policromado. En el nicho central encontramos la talla de San Diego de Alcalá y en el ático el lienzo de la Transverberación de Santa Teresa. Ambos son de estilo barroco y corresponden a diferentes años de la primera mitad del siglo XVIII.

Capilla de Nuestra Señora de la Piedad: tiene forma pentagonal y cuenta con una crucería de cinco nervios que terminar en una clave central decorada con una figura sedente de El Salvador. Encontramos también una talla de la Piedad del barroco castellano del año 1642.

Los muros de la capilla están decorados con elementos funerarios pétreos elaborados a mediados del siglo XVI, probablemente por el círculo de Juan de Beaugrant.

Es posible observar tres laudas sepulcrales, dos son bultos yacentes labrados a extremo detalle y un tercero que representa las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad.

Capilla del Sagrario: ha sido recuperada hasta casi lucir su aspecto original. En el año 2000 colocaron una cobertura de cristal y un sagrario gótico con forma de torre eucarística hecho en piedra arenisca en el siglo XV procedente de la iglesia de San Pedro de Mendexa; esta obra pertenece al Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico Vasco de Bilbao.

Capilla de Nuestra Señora del Rosario: de forma simétrica, en la clave de la crucería se encuentra el Ángel de la Anunciación y cuenta con una ventana con vidriera decorada con la letra G, que representa a Gortázar, su último patrón. El retablo es de estilo barroco del año 1700 y en él encontramos una Virgen del Rosario del 1750 y en el ático, un lienzo de Santo Domingo de Guzmán.

Capilla de Nuestra Señora de los Remedios: tiene planta de forma pentagonal y una bóveda de crucería radial con una Virgen Sedente tallada en su clave.

Tiene un retablo-relicario de aspecto pintoresco que fue reconstruido en el siglo XVIII. En este se acogen las imágenes de la Virgen de los Remedios con el Niño del año 1660 y de San Ramón Nonato de mediados del XVIII.

En el ático encontramos una imagen de la Virgen de la Merced del año 1700.

Capilla de la Virgen del Carmen: cuenta con un arco bajo apuntado, una crucería simple y un sepulcro gótico de diseño similar al que encuentras en la Capilla de Santa Lucía. Éste se encuentra decorado con una Virgen pétrea de estilo tardogótico de comienzos del siglo XVI.

Capilla de Santa Marina: de forma rectangular irregular, la clave de su crucería está tallada con un oso rampante a un árbol. En su interior encontramos un lucillo sepulcral y talla de San José con el Niño elaborada por el taller escultórico bilbaíno Basterra-Larrea.

En el suelo puedes encontrar las sepulturas recuperadas de la nave central. En ellas yacen los obispos difuntos.

Capilla del Bautismo: es una de las capillas más amplias. Tiene forma rectangular y cuenta con dos arcos cruzados. En su interior se encuentra un sepulcro gótico similar al de la Capilla del Carmen, una pila bautismal elaborada con una pieza de mármol rojo de las canteras de Ereño de mitad del siglo XVIII y una escultura gótica pétrea de San Juan Bautista del año 1300.

Capilla de San Serafín: de planta rectangular, es la más pequeña de todas las capillas. Cuenta con una bóveda de crucería simple, un sepulcro tardogótico y la imagen de talla neoclásica de San Serafín correspondiente al año 1840.

Capilla Penitencial: de forma rectangular, su acceso cuenta con un arco carpanel, luce una ventana adintelada y cuenta con una crucería estrellada que nace de varias ménsulas con los signos de los Evangelistas. Fue reformada en profundidad en el año 1867.

Capilla del Cristo del Amor: cuenta con un retablo neogótico del siglo XX con relieves que representan a los cuatro Evangelistas y las 14 estaciones del Vía Crucis.

Acoge una imagen del Cristo del Amor, talla que es atribuida a Guiot de Beaugrant y que data del año 1543. La capilla se encuentra cerrada con una verja con un rico decorado neogótico.

Claustro

Es el único claustro gótico que se conserva en Bizkaia junto al Convento de San Francisco de Bermeo. Pocas iglesias cuentan con este tipo de construcciones, ya que son muy elegantes.

El espacio del claustro es completamente cuadrado, de 24 x 24 metros. Fue construido en la primera década del siglo XVI invadiendo el espacio del antiguo cementerio norte del templo.

En el siglo XX, entre 1924 y 1931, se le sumaron algunas esculturas y decoraciones como crestería, pináculos, gárgolas y tracería de los intradoses de los arcos.

El jardín cuenta con cuatro crujías abovedadas con crucería clásica y que asoman al patio a través de grandes ventanales con tracería flamígera neogótica.

En el interior encontramos piezas de tipo funerario de diferentes épocas. Uno de los más destacados es del año 1540, un sepulcro renacentista con arcosolio en el cual reposan los restos del obispo Andrés de Porras.

Puedes acceder al claustro desde el interior de la iglesia o desde la calle Correo, a través de la Puerta del Ángel.

Mobiliario

A inicios del siglo XIX el gran retablo renacentista contratado en 1533 a Guiot de Beaugrant se perdió, pero la sacristía y las capillas del Pilar, el Cristo del Amor y Santa Lucía aún conservan algunas de sus piezas, como: Santa Lucía, Padres de la Iglesia, Virgen del Pilar y Santo Cristo.

En diferentes lugares de la catedral puedes encontrar esculturas de gran interés como un San Antón de estilo hispanoflamenco y un San Diego de Alcalá, de estilo barroco.

Los trabajos de recuperación de las capillas buscan conservar el mobiliario de retablos barrocos y sepulcros labrados con piezas góticas y renacentistas.

¿Qué tiene que ver la Catedral de Bilbao con el Camino de Santiago?

La Catedral debe a su nombre al patrón de Bilbao, el apóstol Santiago el Mayor, y por la ciudad pasa un ramal costero del Camino de Santiago.

¿Cuándo se construyó la Catedral de Bilbao?

Pese a que la historia de este templo arranca antes del año 1300, la construcción de la catedral actual se inició en el último cuarto del siglo XIV, finalizándose a principios del siglo XVI.

¿A qué horas puedo visitar la catedral de Santiago?

El horario de visitas de la catedral es el siguiente:

Días laborables: de 10:00 h a 13:00 h y de 17:00 h a 19:30 h.

Días Festivos: de 10:00 a 13:00 h.

Cabe destacar que durante las misas no se puede visitar el templo.

Cómo llegar a la Catedral de Santiago en Bilbao

La Catedral de Bilbao se halla en pleno corazón del Casco Viejo, en la Plaza de Santiago, por lo que es de fácil acceso tanto desde cualquier punto céntrico de la Villa como a través del transporte público, en cualquiera de las paradas que dejan en el Casco Viejo o sus inmediaciones.

Catedral de Santiago de Bilbao