Casco Viejo de Bilbao

casco viejo bilbao
El Casco Viejo de Bilbao
Pintxos, música, comercio... Todo ello disponible en el Casco Viejo de Bilbao, el origen y verdadero corazón de la ciudad.

El Casco Viejo de Bilbao

Como ocurre en casi todas las grandes ciudades, en Bilbao existe también una zona con un encanto especial, en pleno corazón, que no es otra que el Casco Viejo, origen de la ciudad y que otorga a quienes pasean por aquí, bilbaínos y visitantes, una magia única. Son un total de 240.000 metros cuadrados, que desde 1979 son plenamente peatonales. En esta zona viven 7.500 habitantes y cuenta con un total de 40 calles, incluidas las famosas Siete Calles.

Qué ver en el Casco Viejo de Bilbao


El Casco Viejo de Bilbao cuenta con una gran cantidad de calles y plazas donde disfrutar de un encanto especial, lugares emblemáticos e históricos de la Villa. En definitiva, un aire antiguo, repleto de tiendas, bares y restaurantes, con la esencia de Bilbao y sus gentes, donde pueden encontrarse también los conocidos ‘txikiteros’ con sus bilbainadas. Los lugares más importantes que ver son: la Plaza Nueva, la Iglesia y el Puente de San Antón, la Catedral de Bilbao, el Teatro Arriaga, la Plaza de Miguel de Unamuno, el Mercado de la Ribera, el Portal de Zamudio, la Catedral de Santiago, los restos del muro en la calle Ronda, la Iglesia de San Nikolas, la Calzada de Mallona, la Biblioteca Bidebarrieta, la Fuente del Perro, el Puente de La Merced, el Puente de la Ribera, los Soportales de La Ribera, la Casa de Miguel de Unamuno, la Estación de Atxuri, el Museo Vasco, el Museo Arqueológico y el Museo de Arte Sacro.

Bares, restaurantes y tiendas en el Casco Viejo de Bilbao

Tampoco puedes marcharte del Casco Viejo sin degustar la gastronomía de sus restaurantes y bares, pudiendo encontrar una gran variedad de pintxos. Muchos se encuentran en Somera y la Plaza Nueva, pero existen pequeños rincones por toda la zona, como El Triángulo, el Bar Motrikes, el Bar Jaunak o el Bar Baste para disfrutar de buenas bebidas, o los pintxos de El Pentxo, Peña Athletic, Iñakiren Taberna o el Saibigain.
Si lo que quieres es llevarte algún recuerdo o regalo, puedes caminar por estas calles y encontrarás también artículos interesantes, como la sombrerería Gorostiaga y un sinfín más.

Museos del Casco Viejo de Bilbao

Aunque Bilbao destaca por su Museo Guggenheim, en el Casco Viejo existen otros interesantes museos que se pueden visitar, como el Museo Vasco, Arkeologi Museoa o el Museo de Reproducciones.

Historia del Casco Viejo de Bilbao Bilbao fue fundada hace más de 700 años, una época en la que ya era uno de los más importantes núcleos mercantes del norte, por lo que la Ría era un elemento fundamental y las viviendas y comercios se situaban en torno a la misma, que separaba dos núcleos. Por un lado, lo que hoy en día se conoce como el Casco Viejo, que se dedicaba al tráfico portuario y mercantil; y por otro, la zona de Bilbao La Vieja, más dedicada al hierro.

¿Cuántos años tiene el Casco Viejo de Bilbao?

El Casco Viejo de Bilbao tiene aproximadamente 722 años de antigüedad.

Las calles del Casco Viejo de Bilbao


El Casco Viejo estuvo en su momento rodeado por murallas. Dentro del núcleo, exisitían tres calles paralelas: Somera, Artekale y Tenderia. Poco a poco y, ante la necesidad de ampliar el espacio, se derribaron las murallas y se construyeron nuevas calles, de forma perpendicular: Belostikale, Carnicería Vieja, Barrenkale y Barrenkale Barrena. Estas calles, junto a las originales, dieron lugar a lo que conoces como las Siete Calles (Zazpi Kaleak en euskera).

Cómo llegar al Casco Viejo de Bilbao


Si te encuentras en Bilbao y quieres visitar el Casco Viejo la mejor manera de hacerlo es llegar andando, pues se encuentra en pleno corazón. Bilbao no es muy grande y, de esta forma, se puede disfrutar del resto de la ciudad, accediendo al Casco Viejo por El Arenal.
Si te encuentras a las afueras de Bilbao lo mejor es utilizar Metro Bilbao, que cuenta con dos paradas para acceder al Casco Viejo: Unamuno y San Nicolás. También es posible llegar a través del tren o Euskotren, así como el tranvía (Euskotran) y el autobús (Bilbobus o Bizkaibus). Si se llega en coche, se puede estacionar en las zonas OTA 1, 3, 9, 10, 11 y 12 o en los aparcamientos que se encuentran en la ciudad.

¿Cuáles son las siete calles del Casco Viejo de Bilbao?


Para realizar un recorrido adecuado por el Casco Viejo de Bilbao es importante conocer sus calles, especialmente las Siete Calles, que obedecen a diversas lógicas.
Somera: Es una de las calles con más animación, que tiene su significado en ‘calle de arriba’ (Goienkale en euskera). Un lugar perfecto para pasear y disfrutar de diferentes restaurantes y zonas de poteo.
Artecalle: significa calle del medio, y se ubica entre La Ribera y el Portal de Zamudio. Lugar de residencia de grandes señores y nobles antiguamente, la entrada se encontraba en la torre de Zubialdea, donde llegaron a alojarse los reyes Fernando e Isabel. En esta calle realizaban sus oficios carpinteros, plateros, entalladores, y zapateros.
Tendería: Su nombre está relacionado con las tiendas y talleres que se encuentran a ambos lados de la calle, un lugar perfecto para comprar algo.
Belosticalle: (Belostikale en euskera). También conocida como Pesquería, debe su nombre a todas las pescaderías que se encontraban en ella.
Carnicería Vieja: su nombre tiene que ver con su cercanía al primer matadero de Bilbao.
Barrencalle: (Barrenkale en euskera). Esta calle debe su nombre a su ubicación, que significa ‘calle de abajo’.
Barrencalle Barrena: (Barrenkale Barrena en euskera). Es la última de las calles del Casco Viejo.

Las inundaciones del Casco Viejo de Bilbao


Uno de los peores momentos de la historia del Casco Viejo tuvo lugar en el año 1983, cuando las inundaciones acaecidas a finales de agosto, en plena Aste Nagusia, dejaron asolada esta zona que, sin embargo, supuso recuperare y transformarse en un gran atractivo turístico.