Iniciadas las obras que transformarán María Díaz de Haro en un corredor verde

mariadiazharo
Infografía de la futura calle María Díaz de Haro
En esta primera fase de trabajo se urbanizará el tramo final de la calle, entre Simón Bolívar y Autonomía, creando más de 6.000 metros cuadrados de nuevas zonas peatonales y verdes
Iniciadas las obras que transformarán María Díaz de Haro en un corredor verde

La primera fase de los trabajos para transformar María Díaz de Haro en un gran corredor verde ya han comenzado. Se trata de un ámbito de actuación total de casi un kilómetro de longitud, con una sección de fachada a fachada de 25 metros, si bien esta primera actuación abarca el tramo final de la calle, en las manzanas comprendidas entre Simón Bolívar, Pérez Galdós, General Eguia y Autonomía. Una superficie cercana a los 9.000 m2 de la que más de 6.000 serán destinados a zonas peatonales y verdes. Cuenta con un presupuesto de 3.001.477 euros y un plazo de ejecución de 14 meses.

Los trabajos permitirán reorganizar la sección de la calle, reduciendo la zona de calzada a un solo carril. Esto posibilitará ensanchar las aceras hasta los 4 metros y medio, frente a los 3 metros actuales, y crear un gran espacio central como corredor verde. En él se ubicará un parque lineal en el que se habilitarán zonas estanciales y de paseo. Se prevé, asimismo, la instalación de una zona de juegos infantiles en el tramo central.

En general, se sustituirá el arbolado existente, ya que no se encuentra en buen estado, y se prevén nuevas plantaciones tanto de árboles como de planta arbustiva y praderas con césped en la zona de parterres. Cabe destacar que el planteamiento de zonas verdes y arbolado propuesto responde a la concepción del árbol como el protagonista del subsuelo, permitiendo su desarrollo y crecimiento adecuados. Una fórmula innovadora exportable a otros entornos de la ciudad.

Sistema urbano de drenaje
En este sentido, se proyectan sistemas urbanos de drenaje sostenible, que permiten un enfoque alternativo y respetuoso de la gestión del agua de lluvia.

Se creará en María Díaz de Haro un nuevo enclave verde al servicio del peatón, liberando espacio y creando áreas de paseo y zonas de pradera con vegetación arbustiva tapizante, elegante y colorida. Se generará una gran masa arbolada, visible tanto desde Autonomía como desde Gran Vía y edificios aledaños. La elección del arbolado (con ejemplares de distintos colores y formas, combinando especies caducas y perennes) permitirá crear un paisaje cromático cambiante en función de las estaciones del año.

El espacio reservado para los más pequeños contará con tres zonas diferenciadas dos elipses de 145 m2 y donde se ubicarán los elementos de juego para todas las edades y una zona central de juego libre, de 170 m2. Estas zonas reservadas para el público infantil contarán con varios muros de hormigón armado, que las aislarán del vial.

El alumbrado se ejecutará por medio de luminarias a dos alturas: a 4 metros en zonas peatonales y a 6 metros hacia el vial. Además se han previsto varios tipos de luminarias, según su ubicación y la función que vayan a desarrollar. Por un lado, se ha proyectado un alumbrado de estilo vanguardista y funcional para las zonas de acera y vial; mientras que, para el parque, se ha diseñado un alumbrado más estético y moderno.

Se incorporarán formas y materiales diferentes, para conseguir un clima acorde con el uso de su entorno. Se ha previsto un cambio cromático de la luz, en la zona de parque según la hora del día, jugando con los tonos fríos y cálidos adecuados a la estación y al nivel lumínico según el momento del día. Se proyecta, además, la inclusión de una fuente ornamental que contará con iluminación propia.

Iniciadas las obras que transformarán María Díaz de Haro en un corredor verde