Los vecinos del Peñascal podrán decidir sobre el nuevo plan urbanístico

plan-urbanístco-peñascal
Presentación del plan urbanístico para el Peñascal, que presenta tres alternativas

El proceso de participación que se ha iniciado contará con sesiones informativas y técnicas, así como la difusión de materiales divulgativos, para escoger entre tres alternativas de diseño

Los vecinos del Peñascal podrán decidir sobre el nuevo plan urbanístico

En el marco del proceso de elaboración del ‘Plan Especial del Peñascal’ (actualmente en redacción), Ayuntamiento y Gobierno vasco han iniciado el proceso de participación ciudadana para que los vecinos del barrio elijan entre las distintas alternativas de diseño urbano que se barajan.

En concreto son tres las posibilidades que se plantearán a la ciudadanía. Las tres tienen en común lo siguiente: propician nuevos espacios públicos de reunión, estancia y juegos infantiles; garantizan la accesibilidad universal a todas las nuevas edificaciones y espacios públicos, a través de rampas; cubren la demanda de aparcamiento; y las viviendas dispondrán de doble orientación, lo que garantizará el buen soleamiento y ventilación.

La primera de las alternativas tendría afectación mínima en la ladera este, concentrando toda la edificación en el lado oeste. Los bloques, que se desarrollarían en doce portales adosados, contarían con 12 metros de fondo y doble orientación y se dispondrían dos viviendas por rellano en cada portal. Este fondo permitiría que el desmonte de la ladera no fuera excesivo. Se conservaría, por tanto, la configuración de la calle actual, generando una edificación continua. Esta alternativa permitiría la creación de 224 nuevas viviendas, y la altura de las edificaciones residenciales sería de planta baja más nueve pisos.

En cuanto a los 178 aparcamientos nuevos, se plantearían en dos plantas bajo rasante, para no restar espacio destinado a plazas y parques.

La segunda alternativa mantendría los nuevos edificios al oeste de la calle e implicaría la sustitución de un edificio más. Esto permitiría diseñar cinco bloques independientes con espacios libres entre ellos, algo que mejoraría el soleamiento y ventilación del barrio. Cada bloque resolvería cuatro viviendas por planta, todas con doble orientación.

El número de viviendas ería 214 y la altura de los bloques sería planta baja más nueve pisos. En la parte posterior de los bloques, contra la ladera, se crearía un zócalo común en dos plantas que se destinarían a 208 plazas de garaje, reduciendo los desmontes de la ladera. Se completaría el diseño con un bloque más (planta baja más nueve) junto a la plaza de juegos infantiles existente.

Tercera opción
La tercera posibilidad busca reducir la altura de los edificios, planteando más edificaciones pero más bajas. Esta solución permite mejorar aún más el soleamiento del barrio.

Plantea la sustitución del edificio industrial al sur del barrio, por uno nuevo residencial (baja más nueve plantas) para generar un entorno residencial en la zona de la parada del autobús y la conexión con la zona deportiva superior, y ordena los cinco edificios alineados de la segunda alternativa, pero reduciendo su altura dos plantas menos (baja más siete plantas).

En el lado este de la calle, para tapar las medianeras de los edificios existentes, se proyectarían dos edificios de cuatro y cinco plantas, respectivamente, lo que ofrecería unas fachadas más amables con el entorno y la plaza de nueva creación. Posibilitarán crear algún local que mejore la escena urbana y actividad en el propio barrio. Por último, junto al actual parque de juegos infantiles se proyectarían dos edificaciones de tres y cuatro plantas, acordes al entorno En total, se contabilizarían 225 nuevas viviendas y 250 plazas de aparcamiento en una única planta bajo rasante.

El programa de participación ciudadana que se va a llevar a cabo, se concibe como un proceso continuado en el tiempo, abierto a modificaciones. Habrá sesiones informativas, difusión de materiales divulgativos ,fundamentalmente visuales, y sesiones técnicas que permitan recoger sugerencias y aportaciones.

Por su parte, el Gobierno vasco también ha dado a conocer los siguientes pasos que dará en este ámbito, con la construcción de un edificio de 84 viviendas sociales que se destinarán preferentemente al realojo de unidades convivenciales cuyas viviendas serán derruidas posteriormente.

El bloque se distribuirá en cinco portales y contará con cinco plantas superiores, así como dos niveles de sótanos que se destinarán a 84 plazas de garaje y 84 trasteros (habrá una entreplanta para bicis y almacenamiento de residuos).

Este edificio contará con una inversión de 15,5 millones de euros y será medioambientalmente sostenible. Su construcción se iniciará en 2023.

Los vecinos del Peñascal podrán decidir sobre el nuevo plan urbanístico