Finalizada la urbanización de la plaza de los edificios Beta 1 y Beta 2

nueva plaza edificios beta zorrozaure
El Ayuntamiento ha creado espacios de estancia y relación junto a los edificios Beta 1 y Beta 2
Se han generado espacios de estancia e itinerarios accesibles en las entradas a estos edificios municipales, a los que se ha implantado un sistema de geotermia para su climatización
Finalizada la urbanización de la plaza de los edificios Beta 1 y Beta 2

Ya han concluido las obras de urbanización de la plaza que da acceso a los edificios Beta 1 y Beta 2 en Ribera de Zorrozaurre. Un proyecto que ha incorporado, además, la adecuación de las redes de servicios y la dotación de un sistema de intercambio geotérmico a la edificación existente (inicialmente previsto para Beta 2).

Las obras han permitido crear espacios de estancia y relación junto a estos dos edificios municipales, así como itinerarios accesibles en las entradas de los mismos. Las obras arrancaron en junio del año pasado y han contado con un presupuesto de 1.819.871 euros.

Los trabajos han contemplado dos ámbitos diferenciados. El primero y más sencillo, en la zona este de Beta 2 (correspondiendo con el acceso por la calle Olagorta), donde se ha habilitado un parking. Una actuación que ha consistido en el fresado y asfaltado del suelo preexistente, así como la incorporación de alumbrado y señalización.

Es, al otro lado del propio Beta 2, en la zona oeste (correspondiendo con su acceso por Ribera de Zorrozaurre), donde se ha desarrollado la intervención de mayor calado. Este espacio ofrece un itinerario peatonal que da acceso tanto a Beta 1 como a Beta 2, es decir, a los centros docentes Digipen y Bilbao As Fabrik (Mondragon Unibertsitatea), respectivamente, así como a la trasera del edificio residencial número 6 de Ribera de Zorrozaurre.

Hay que señalar que esta parcela se encuentra ubicada en la Unidad de Ejecución 2, aún sin desarrollar, e incluida dentro del ‘Plan Especial de Zorrotzaurre’. Por tanto, el proyecto cumple con todos los requisitos fijados tanto urbanísticamente como a nivel de hidrología y drenaje.

Todo el mobiliario urbano, expresamente pensado para la plaza, configura su carácter estancial. Así, se han dispuesto y habilitado espacios con diferente identidad con el objetivo de combinar las distintas necesidades del entorno en el que conviven edificios docentes y residenciales.

Bancos de cedro rojo con jardinera integrada, bancos circulares con alcorque integrado, hamacas de cedro de distintas anchuras, bancada central de asiento corrido o tumbonas corridas son algunos de los elementos que están presentes en la plaza.

Algunos de los bancos (los que llevan jardinera adosada) se han dispuesto en una zona cubierta con marquesina metálica, mientras que la bancada central, la tumbona corrida y los bancos circulares se han integrado en unas tarimas exteriores de bambú termotratadas.

La iluminación se ha resuelto a través de diferentes elementos: columnas con diferentes inclinaciones y alturas, leds continuos bajo las tumbonas, iluminación integrada en la marquesina, así como proyectores adosados a la fachada de Beta 2.

La pavimentación, por su parte, ha incorporado soluciones pododáctiles en accesos a escaleras y rampa; y la red de pluviales se ha diseñado mediante un pavimento drenante sobre una base impermeable. Esta solución evitará la inundación de las cotas más bajas de la plaza en episodios de pleamares máximas. leno impermeabilizadas mediante una geomalla impermeable.

Además, la grúa preexistente se ha mantenido, como recuerdo a la historia industrial del entorno. Se trata de la Grúa de los Astilleros Zamakona, que estuvieron ubicados en el número 2 de la Ribera de Zorrotzaurre. La empresa, dedicada a la construcción naval y a la reparación de buques fue fundada en 1914 en Olabeaga. Ya en 1956 se instaló en Zorrotzaurre, donde permaneció hasta su traslado a Santurtzi en 1967.

La grúa, que fue fabricada en el propio Astillero, ha sido donada por la familia, cuyos representantes han estado presentes en la inauguración.

La geotermia es una fuente de energía renovable que se encuentra almacenada bajo la superficie terrestre en forma de calor. A diferencia de las otras fuentes de energía renovable, cuyo origen es la radiación solar, la geotermia proviene del calor interior de la tierra.

En esta área de la isla de Zorrozaurre se apuesta por este tipo de captación de energía por las ventajas que supone respecto a otras energías: genera bajos niveles de contaminación, los costes de producción son menores y otorga mayor autonomía respecto a otras fuentes de energía.

Para abordar la ejecución de este sistema de geotermia que fundamentalmente dará servicio a Beta 2, se han realizado una serie de sondeos de 150 metros de profundidad. Los pozos de geotermia ocupan parte de la parcela del pabellón industrial de los antiguos Astilleros Zamakona, derribado recientemente. Inicialmente darán servicio a Beta 2.

Finalizada la urbanización de la plaza de los edificios Beta 1 y Beta 2