Bilbao construirá un moderno equipamiento deportivo en La Casilla

nuevo polideportivo la casilla
El actual polideportivo data de finales de los años 60
Las obras desarrolladas se han centrado especialmente en la sustitución de puertas y ventanas originales, mejorando de manera notable tanto el aislamiento acústico como térmico 
Bilbao construirá un moderno equipamiento deportivo en La Casilla

El Ayuntamiento de Bilbao ha presentado su estrategia para el futuro de La Casilla, que abarca tanto la puesta en marcha de nuevas infraestructuras deportivas y multiusos como el impulso urbano, social y económico del entorno en el que se ubica.

La estrategia persigue un triple objetivo. Por un lado, crear un polideportivo compacto moderno en el centro de la ciudad, que sustituya al actual y recoja, mejore y amplíe la oferta deportiva existente; otro fin es habilitar un nuevo espacio multiusos cubierto, que pueda albergar eventos de ciudad (deportivos, asociativos o de ocio); y, el tercer objetivo tiene una visión más amplia, de ciudad, ya que permitirá trabajar en la cohesión y revitalización el entorno de la nueva infraestructura.

Esta revitalización se abordará desde varios puntos de vista: mejorando e incrementando el espacio peatonal de la plaza y sus calles aledañas, realizando la reflexión y definición de la futura calle Autonomía, potenciando las conexiones entre los barrios de Indautxu e Irala y posibilitando la creación de un aparcamiento subterráneo de varias plantas. Con todo, “la estrategia municipal para la nueva Casilla pasa por impulsar la vida económica, comercial, social y cultural de estos barrios y, en consecuencia, del conjunto de la ciudad”, apunta el alcalde, Juan Mari Aburto.

Esta estrategia, además, encaja con los proyectos de renovación urbana diseñados para las arterias del centro de la ciudad como María Díaz de Haro o Rodríguez Arias –que saldrá a licitación en las próximas semanas–.

El actual equipamiento de La Casilla fue inaugurado al final de la década de los 60 y ha ido adaptándose físicamente, dentro de su envolvente, a los diferentes cambios en la red de equipamientos deportivos de Bilbao. Durante años, ha sido una referencia por su centralidad, cercanía al transporte público,y demanda de actividad. Consciente de ello, el Ayuntamiento asume que las nuevas posibilidades han de ser exigentes y deben contribuir a potenciar una unión efectiva entre los barrios de Rekalde, Ametzola e Indautxu.

En cuanto al futuro equipamiento deportivo, se plantea una oferta que cuente con: un espacio de agua que deberá dimensionarse de acuerdo a la demanda objetiva; un pabellón con dos canchas longitudinalmente l que permitan la ubicación de tres canchas transversales en cada una de ellas, generando de esta forma seis espacios de utilización simultánea; al menos una sala polivalente de dimensiones suficientes que permita actividades dirigidas de, al menos, un cupo de 50 personas; al menos una sala polivalente destinada a actividades de salud y bienestar, pilates, yoga, etc.; una sala fitness de parecidas características a la actual, pero ampliada y optimizando sus espacios; y la posibilidad de incluir otros usos, como sauna, spao hidroterapia.

En definitiva, se plantea un polideportivo compacto de última generación que se especialice en el ocio familiar saludable y ofrezca una amplia oferta de actividades, monitorizadas o no, para compartir en familia. Un polideportivo que tendrá tarifas idénticas y las mismas condiciones de acceso que el resto de equipamientos municipales.

El actual equipamiento de La Casilla está muy demandado para la celebración de eventos lúdicos y deportivos. Usos que ahora se ven limitados por cuestiones, por ejemplo, de seguridad o aforo. Sin embargo, la demanda es real y el nuevo proyecto permitiría avanzar en este sentido, si bien sus características quedarán definidas a resultas de las conclusiones que se extraigan tras el proceso de Diálogo Competitivo.

Dotar de mejor y mayor espacio público de uso peatonal tanto en la propia plaza de La Casilla como en sus calles aledañas es otro de los objetivos que persigue la estrategia. En el triángulo que conforman Autonomía, Avenida del Ferrocarril y Gordóniz viven más de 4.000 personas. Autonomía es una de las principales arterias de la ciudad, que experimentará un cambio radical con el cierre del anillo tranviario. Sin embargo, antes de que eso ocurra, el proyecto de la nueva Casilla va a permitir al Ayuntamiento dar importantes pasos en la definición de su futura renovación urbana, impulso y mejora, en concreto, en el tramo entre María Díaz de Haro y Gregorio de la Revilla. Todo ello redundará en un aumento de la calidad de vida de residentes y el alumnado de los colegios del entorno, e incidirá en la recuperación del dinamismo hostelero y comercial de la zona.

A ello contribuirá el incremento del número de plazas de aparcamiento, mediante la ampliación del parking rotatorio y de residentes bajo la infraestructura.

Bilbao construirá un moderno equipamiento deportivo en La Casilla